Curiosamente, cuando menos participa uno en política, pero más le implican las ratas, es cuando le entran ganas de ver con más simpatía a los presuntos justicieros.

Eso no quiere decir que no se estuviera a favor del derecho de autodeterminación o que yo mismo no leyera Egin durante años porque, en tiempos en los que no había internet, era el único periódico que daba noticias de información general que no daba ningún otro medio. Pero eso del totum revolotum de "ETA, anarquistas y comunistas" es una trola policial de mucho éxito entre iletrados de derechas y políticos vagos que se hacen los tontos.

Por lo menos hasta los años noventa en el anarquismo militante. Posteriormente, con el kaos policial en la red, habrá mucho de a los que llamábamos en aquella época el P.G.B. de Azagra.

Y ya que el Pisuerga pasa por Valladolid, aclaro que yo no me he movido en círculos abertzales en mi vida. La ironía de que pudieran intentar cargarle a un anarquista una adscripción a esos sectores tiene como destinatarios a los analfabetos políticos.

Las mejores energías de la civilización con una bota invisible encima.

Preservar y salvaguardar la impunidad de una minoría que estafa, engaña, presiona, corrompe, despide, evade y se salta sistemáticamente, con la pértiga de un aparato del Estado a su servicio, las consecuencias de hechos inimaginables para una inmensa mayoría pacífica, a la que legítimamente le gustaría mejorar su sociedad, y que sin embargo se encuentra absolutamente controlada, vigilada y espiada por una minoría secretamente e inconcebiblemente violenta. Esas son las arenas movedizas.

La excusa para mantener un control tan absoluto, tan totalitario, sobre la población, es la violencia. Esa es la excusa, pero no el motivo. El motivo es lo que ha firmado con sangre el dueño de Arcos o de Cofrentes. Y por supuesto que las quejas del pueblo muchas veces se traducen en violencia, como se puede ver en Cataluña, pero las cloacas no están ahí para proteger a la sociedad de los violentos, sino para perseguir a los pacíficos y violentos de un lado y preservar a los violentos del otro.

Es interesante cómo proyecta la minoría bienmalpensante sus miedos y sus desvelos. Llevar cosas a cabo y entrar en el territorio de las arenas movedizas no consiste en el terrorismo. Consiste en participar en cualquier movilización legítima en esta sociedad formalmente democrática que está más agujereada por las cloacas que la de la RDA por la Stasi. Las arenas movedizas son el cieno de las cloacas esparcido en cada lugar donde la gente tiene algo de lo que quejarse.

Texto interesante, aunque flojito, que acabo de ver en Menéame:

'Qué es lo que la izquierda puede aprender del liberalismo'

medium.com/@Carnaina/qué-es-lo

La salida colectiva a ese callejón sin salida no puede asegurarse, pero la más plausible es la educación. Lo que pasa es que, cuando la gente aprende, quiere llevar cosas a cabo y ahí es donde todo son arenas movedizas.

Eso como ejemplo de lo que todos podemos ver en los periódicos. No lo que sucede 'de puertas para adentro' en su kindergarten particular, sino las condiciones en las que llevan su negocio, cómo estafan a los clientes, cómo engañan a los trabajadores, cómo presionan y corrompen a los políticos que los representan, cómo despiden a miles de personas, cómo evaden impuestos, cómo se saltan normativas y leyes y cómo todo eso afecta a millones de personas. Esa es la dimensión visible de los monstruos.

Entender que las ideas de cada uno son superadas de manera exponencial por los intereses, que nadie, por sí solo, es el "sujeto histórico" de nada, es esencial para ver las cosas con realismo. La izquierda ve en gran medida la realidad objetiva de la sociedad, la situación en la que están las mayorías, pero no ve la realidad de los que causan esas situaciones. No evalua a lo que está dispuesto, y qué clase de persona es, alguien que mantiene una central obsoleta con mil fallos de seguridad.

Para terminar ¿por qué es todo un callejón sin salida? Primero porque hay que ser conscientes de lo que hay enfrente, que es el Mal absoluto, no "adversarios". O sea, esto no es un kindergarten, o sí, pero de puertas para dentro en ciertos sitios y violando, matando y comiéndose personas. La gente se mete en la izquierda por las "ideas bonitas" y no ven que al otro lado hay un señor que se está jugando mil millones de euros en Arcos de la Frontera o en Cofrentes. Ni cómo se los juega.

Así que el compost que ofrece Iglesias no moviliza y pasamos de encuestas donde hay una 80% o un 90% de la población que dice que le votaría a un 35% o a un 40%. Y cuando organizan el partido en el primer Vistalegre, como aún queda gente, y aún queda, que creen que Iglesias dice lo que se imaginan ellos que dice, montan una estructura para anular las fuerzas internas que pueden desbordar su proyecto. Otro tributo a los 'poderes fácticos' que les utilizaron para encauzar la crisis política.

¿Por qué resulta electoralmente autoimpugnativo? Porque observando los mensajes en las redes sociales acerca del discurso de Pablo Iglesias en televisión, y era algo arrollador cada vez que estaba en televisión, mañana, tarde y noche, el deseo de la gente, ese sí de la inmensa mayoría, era el de una revolución democrática de izquierda dura, una Revolución de los Claveles, un Allende culminados, y Pablo Iglesias no quería esa inmensa mayoría, o no le tenían en televisión para construirla.

¿Ciencia política en la izquierda? Iglesias y Errejón lo intentan, pero la ciencia, no la política de izquierdas. Dando por hechas las condiciones sociológicas de la izquierda, la derrota, confusión y adscripción emocional subyacente, buscaron algo para "ganar", para ganar ellos como 'sujetos históricos', no para que ganaran las ideas de izquierda. Y ahí aparece el populismo, que es promocionado durante años por todos los medios de masas al unísono y que resulta electoralmente autoimpugnativo.

El 'antagonismo primitivo' que comentaba ayer o antesdeayer.

Esto es así, y no sólo por los 'poderes fácticos', sino porque la izquierda opera en la cesura entre las condiciones objetivas y la acumulación de fuerzas, y la salida a eso es que no queda más opción que la política declarativa que por un lado mantiene a un sector de la población afín, aunque parte no vote y parte vote a otros partidos, y por el otro no hace más que reforzar al enemigo. O sea, la acción política de la izquierda tienen muy poco de ciencia política. Es, en el fondo, pulsional.

Show more
Red Confederada

Nodo generalista y multilingüe para amantes de la libertad. Damos la bienvenida a activistas de todos los ámbitos y demás mentes inquietas. Invitamos especialmente a personas expuestas a la marginación, la censura u otras formas de violencia. Aquí nos respetamos y nos ayudamos mutuamente. También ofrecemos soporte técnico, y con mucho gusto.